Desde el 25 de noviembre de 2014, cuando celebró su primer gol con el Barcelona, a la actualidad, Luis Suárez lleva 81. De ellos, 56 han nacido esta temporada, más del doble de los 25 que florecieron durante la pasada. A 90 minutos de calzarse su segunda Bota de Oro gracias a los 37 que ha anotado hasta la fecha en el campeonato, su única preocupación es la consecución del título de Liga. El resto, va por añadidura.

“Podemos ganar dos títulos o perder los dos. Hay que tener en cuenta todas las posibilidades. Estamos en el mejor equipo del mundo, estamos obligados a ganar, llevamos dependiendo de nosotros para llevarnos la Liga”, afirma el delantero azulgrana, quien podría ser el mejor anotador del Barcelona desde 2009, cuando Samuel Eto’o fue el último goleador hasta que Leo Messi inició su periodo triunfal. “El delantero está para cumplir. Leo, a quien le gusta hacer muchos goles, estará orgulloso de que uno ayude como goleador, pero más por ganar una Liga”, declaró. “No sirve de nada ser pichichi de la Liga si tu equipo no gana el título”.

Si la Bota de Oro le preocupa poco, mucho menos estar entre los candidatos finales al Balón de Oro, que obvió su rendimiento en la pasada edición: “No es lo primordial para mí, no soy rencoroso y no pienso en si este año sí voy a estar o no”.

Y es que más allá de las dianas o de su rendimiento, a Suárez le preocupan los títulos. Dos en dos semanas, el primero este sábado en el Nuevo Los Cármenes, con la Liga en juego y con las suspicacias a flor de piel. ¿Cree en los maletines llenos de billetes? “No creo para nada en ellos, sino en el orgullo propio de los jugadores del Granada por querer ganar, como nosotros por lograr la Liga. Cada uno irá a ganar por su equipo, no por dinero o por nada, por orgullo propio”, responde. “No soy quién para tomar una decisión para legalizar nada, cada uno tiene sus primas para obtener triunfos, cada equipo es consciente de sus actos, sabe que debe hacer”, sentencia, mientras cuenta que “nunca había escuchado eso” sobre el cobro de ayudas por ganar.

Bastante tiene con saber que todo se decide en un encuentro. “Mentalmente hay que estar muy fuertes, esto depende de nosotros mismos. Tenemos 93 o 94 minutos para ganar un partido. Por eso hay que estar capacitados para afrontarlo, porque en algún momento vamos a sufrir”, finalizó el goleador barcelonista.