Desde la desértica Siberia occidental, en la que vive como un ciudadano más, Vladimir Mikhail Fomenko hoy está en el foco de la investigación del FBI por el reciente ciberataque de hackers rusos contra el Comité Nacional del Partido Demócrata en Estados Unidos.

Fuentes policiales rusas informaron que el sistema del partido político norteamericano fue penetrado por hackers que alquilaron los servidores de la empresa rusa King Servers, propiedad de Fomenko

“Tenemos la información, pero nadie se comunicó con nosotros“, señaló el joven de 26 años, quien, con un dejo de sarcasmo, agregó: “Es como si nadie quiere resolver esto”.

Fomenko reconoció que los piratas informáticos arrendaron dichos servidores de manera anónima, y sostuvo que sus otros clientes forman parte del negocio de la pornografía, según consigna The New York Times.

El Partido Demócrata denunció un ataque cibernético por parte de Rusia (Shutterstock)

El Partido Demócrata denunció un ataque cibernético por parte de Rusia (Shutterstock)

Tras el escándalo que lo ubica en el centro de la polémica, se mostró dispuesto a colaborar con los servicios secretos de Estados Unidos. El empresario informático apuntó que podría ofrecer pruebas sobre los casos de ciberataques en los estados de Arizona e Illinois.

“Si el F.B.I. nos pide, estamos dispuestos a suministrar el direcciones de IP y registros”, indicó. Sin embargo, aclaró que hasta el momento ninguna autoridad le exigió su colaboración.

“La mayoría de las veces esto ocurre de manera anónima, lo que también es el caso en esta ocasión. Él (por Fomenko) puso en alquiler el servidor desde el que tuvo lugar el ataque. El hombre no es culpable. Su negocio es absolutamente legal”, señalaron fuentes cercanas.

Hillary Clinton acusó al gobierno de Vladimir Putin por el ataque informático (Reuters)

Hillary Clinton acusó al gobierno de Vladimir Putin por el ataque informático (Reuters)

El servidor utilizado para atacar al Partido Demócrata comenzó a operar en mayo de 2016 y no registró ninguna queja o reclamo hasta el pasado 15 de septiembre.

Rusia rechazó en su momento las acusaciones de la candidata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, sobre un ciberataque patrocinado por las autoridades rusas contra su formación política.

“Sabemos que los servicios de inteligencia rusos, que son parte del gobierno ruso, que está bajo el control firme de (el presidente) Vladimir Putin, piratearon al DNC”, aseguró la ex secretaria de Estado norteamericana.

La filtración desveló estrategias del Partido Demócrata para debilitar al senador Bernie Sanders frente a su gran rival en las elecciones primarias, Clinton, cuya campaña no dudó en acusar desde un primer momento a Moscú del ataque cibernético que permitió la divulgación de 20.000 correos electrónicos por parte del portal WikiLeaks.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, consideró “absurdas” las acusaciones contra el Kremlin de un ciberataque: No hay duda alguna de que las estructuras gubernamentales rusas no se dedican y nunca se han dedicado al ciberterrorismo. Eso no es posible”.

En su momento, los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de EEUU, Barack Obama, suscribieron un acuerdo sobre medidas de confianza en el uso de tecnologías de información.