El huracán de categoría 1 Matthew, que tocó tierra hoy en Carolina del Sur, arroja lluvias torrenciales y fuertes vientos en Carolina del Norte y Carolina del Sur, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

En su boletín de las 5 de la tarde, hora del este, el CNH señaló que el huracán se mantiene con vientos máximos sostenidos de 75 millas por hora (120 km/h), y se espera “permanezca con fuerza cercana a huracán mientras el centro esta cerca de la costa de Carolina del Norte”.

Matthew se encuentra a 15 millas (20 kilómetros) del oeste-suroeste de Cabo de Miedo, en Carolina del Norte, y a 105 millas (170 kilómetros) del oeste-suroeste de Cabo Lookout, también en este estado.

El ojo del huracán alcanzó hoy el sureste de la pequeña localidad de McClellanville y su cercanía a tierra está ocasionando “serias inundaciones” en zonas costeras de las dos Carolinas.

El ciclón, que la jornada de hoy ha pasado a lo largo de la costa de Carolina del Sur, se mueve hacia el noreste ligeramente más rápido, a 13 millas por hora (20 km/h), un patrón de movimiento que mantendrá a lo largo de hoy, de acuerdo al último boletín del CNH.

“En la trayectoria pronosticada, el centro de Matthew estará cerca de la costa sur de Carolina del Norte esta noche”, destacó el CNH.

El centro meteorológico con sede en Miami (EE.UU.) prevé un debilitamiento del ciclón en las próximas 48 horas, aunque permanecerá con “fuerza casi de huracán mientras su centro pasa cerca de las costas de Carolina del Norte”.

Los meteorólogos del CNH esperan que el ciclón descienda de intensidad el domingo y se convierta en tormenta tropical.

La franja costera que se extiende desde el sur de Santi River, en Carolina del Sur, hasta Surf City, en Carolina del Norte, mientras que la extensión que va desde el norte de Surf City hasta Cabo Lookout, en Carolina del Norte, se halla bajo advertencia de huracán.

Se mantiene un aviso de tormenta tropical desde el norte de Surf City hasta Duck, en Carolina del Norte, incluido Pamlico y Albermarle Sounds.

Las autoridades empiezan a dar cuenta de los primeros reportes de fallecidos como consecuencia del paso de Matthew por el sureste del país, en donde hasta el momento se contabilizan diez muertos, cuatro en Florida, tres en Carolina del Norte y tres en Georgia.

Se estima además que casi 2 millones de hogares e inmuebles se hallan sin suministro eléctrico.

Las costas de Carolina del Sur y Carolina del Norte sufren inundaciones y enfrentan los efectos de una marejada ciclónica, es decir, la subida del nivel del mar que entra en tierra impulsado por los vientos y otros factores.

El centro meteorológico vaticina que en las costas de Georgia y Carolina del Sur, donde se han registrado subidas de hasta dos metros, las inundaciones provocadas por la marejada ciclónica empezarán a “retroceder lentamente desde hoy”.

Se predice que la lluvia acumulada a causa de Matthew podría alcanzar entre las 8 y 12 pulgadas (20 y 30 centímetros) en las dos Carolinas, en la costa atlántica estadounidense, con acumulación de hasta 15 pulgadas (38 centímetros) en puntos aislados, y generar peligrosas inundaciones.