Cuando a la cantidad de sexo se trata no hay una solo respuesta, dependerá de cada persona, pero hay un efecto no esperado de la actividad sexual.

Un estudio publicado en la revista científica Journal of Neuroscience concluye que existe una relación entre la cantidad de actividad sexual y la sensibilidad al consumo de ciertas drogas.

La investigación se hizo en ratones de laboratorio, que tuvieron cinco días libes para tener sexo y cinco de completa abstinencia. Durante los dos periodos los científicos analizaron el cerebro de los roedores en respuesta a las metanfetaminas y encontraron una diferencia.

En el tiempo que los ratones no tuvieron sexo, mostraron una mayor sensibilidad a las drogas y los científicos registraron tendencias de adicción y ansiedad. Pero en el periodo de sexo libre estos comportamientos no existían.

Según Yahoo, “Los investigadores sugieren que mucha actividad sexual podría desensibilizar a algunas personas ante los efectos de algunas drogas, explicando por qué durante los periodos de abstinencia las ratas se mostraban más susceptibles a los efectos de la anfetamina”.

La conclusión de los científicos sostiene que mientras más sexo se tenga, el efecto de las drogas que se consuma, legales o ilegales, será menor por lo que se necesitaría más sustancias para obtener el efecto ‘deseado’ y esto aumenta la probabilidad de adicción.