La Youtuber Brooke Hoult publicó un video en su cuenta de YouTube en el que golpea, empuja y grita a su perro de raza doberman Sphinx. Al caer en cuenta de que el video que había subido no era el que ella esperaba, lo eliminó, pero fue demasiado tarde, pues sus seguidores ya lo habían visto.

 

En las imágenes se ve que la joven intenta grabar un video para su canal de YouTube, pero la mascota entra en repetidas ocasiones al cuadro de la cámara y la interrumpe. Esto hace que Hoult se llene de rabia y empiece a gritarlo y empujarlo.

 

Las imágenes circularon por redes sociales desatando cualquier tipo de comentarios hacia la Youtuber. Minutos después, la mujer subió nuevamente el video pero estaba editado y no se veían las imágenes anteriores. Sin embargo, los usuarios de la plataforma la atacaron tanto que terminó eliminando la nueva versión. 

La situación llegó hasta el departamento de la Policía de Los Ángeles, en Estados Unidos, y se inició una investigación en su contra.

La joven cerró su cuenta de Instagram debido a la cantidad de comentarios que estaba recibiendo. Sin embargo, se defendió a través de su cuenta de Twitter afirmando que el animal no sufre maltrato y ofreció disculpas a quienes se sintieron ofendidos por el video. Hoult aceptó que fue un mal comportamiento y dejó en claro que la relación que tiene con su mascota no es así. 

A raíz de lo sucedido la Youtuber ha perdido seguidores en sus redes. Aunque se observa que en su canal varios videos están dedicados a Sphinx, los seguidores toman esto como un acto de hipocresía.